lunes, 26 de febrero de 2024

Los católicos cínicos y la negatividad hacia el Papa Francisco

El miedo al cambio, una sensación superior de saber ya lo que significa ser católico y un contexto cultural cambiante han ayudado a alimentar la oposición y la mala fe hacia el Papa actual.

Fuente:   La Coix International

Por Massimo Faggioli

Estados Unidos

15/02/2024


(Foto del  Departamento de Imagen de Aleteia /  Wikimedia Commons  CC BY 2.0 DEED)

En estos últimos once años desde que el Papa Francisco fue elegido Obispo de Roma, ha sido un ejercicio diario como historiador y teólogo profesional demostrar a ciertos católicos y a otros que este Papa es realmente católico. Hay algo bastante increíble en eso cuando lo piensas.

Misas singulares

En latín y con el celebrante de espaldas a los fieles, la misa tridentina es una excepción

Fuente:   La Vanguardia

Por   Sílvia Oller

Girona

25/02/2024


En la capilla de la Merced de Barcelona, situada en la calle Laforja, celebran misa tradicional, con el misal previo al Concilio Vaticano II. Miquel Gonzalez/Shooting

En la pequeña capilla de la Merced, situada en la calle Laforja de Barcelona, cada miércoles y domingo se celebra una misa singular. El capellán que la oficia, Carlos Barba, utiliza el latín; él y los fieles se sitúan mirando hacia el crucifijo, todos orientados hacia la misma dirección, hacia Dios, y los rituales son algo distintos a los que uno puede observar en la mayoría de centros de culto católicos: la comunión se reparte exclusivamente de rodillas y en la boca, hay mujeres cubiertas con velo y la celebración va acompañada de cánticos gregorianos. 

domingo, 25 de febrero de 2024

Ni sacerdotes, ni vocaciones, ni fin del celibato

Fuente:   Diario de León

Por   El Gallo

21/02/2024

La Iglesia en Castilla —sin contar con la provincia de León— pondrá en marcha un itinerario de tres años para replantear la renovación del estilo pastoral y las estructuras evangelizadoras de las diócesis, la luz de la reflexión sobre el contexto sociodemográfico y eclesial. En este contexto, y pese a excluir a dos de las diócesis más importantes de España como son la de León y la de Astorga, los obispados castellanos sufren el mismo problema que los de aquí: no hay relevo. Cuentan con 15 obispos, 1.505 sacerdotes, más de 5.000 catequistas y 3600 religiosos (con casi 1.600 monjas de clausura), pero con tan solo 39 seminaristas (según datos de finales de 2022). Los sacerdotes, con una media de edad de 69 años, se concentran principalmente en la franja de edad de 75 a 90 años y han de hacer frente a 3.761 parroquias de las cuales 3.157 son rurales. Las altas instancias episcopales deberían debatir si el celibato es hoy por hoy una causa real del alejamiento de las vocaciones.

 

sábado, 24 de febrero de 2024

Stetter-Karp: Duele que el Papa no vea los esfuerzos alemanes

LA PRESIDENTA DEL ZDK ESPERA QUE LOS OBISPOS SE COMPROMETAN CON EL COMITÉ SINODAL

BERLÍN ‐ Es frustrante que el Vaticano permita un cuerpo sinodal en la Amazonía, pero no en Alemania, dice la presidenta del ZdK, Irme Stetter-Karp, en una entrevista con katholisch.de. Después de la carta del Vaticano, le gustaría ver el compromiso episcopal para la continuación del camino sinodal.

Fuente:   katholisch.de

POR CHRISTOPH PAUL HARTMANN

23/02/2024


Foto: © picture alliance/dpa/Sebastian Gollnow (imagen de archivo)

Bastó con una carta del Vaticano para que los obispos alemanes no votaran los estatutos del Comité Sinodal en su asamblea plenaria de primavera. Tras el final de la Asamblea Plenaria, la presidenta del Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK), Irme Stetter-Karp, ha hablado sobre el futuro del Comité Sinodal y el comportamiento de Roma.

 

Pregunta: Sra. Stetter-Karp, ha venido otra objeción al Comité Sinodal desde Roma, la asamblea plenaria de primavera de los obispos está llegando a su fin. ¿Cómo ve ahora el futuro de los trabajos del Comité Sinodal?

¿Qué podemos esperar de la segunda asamblea sinodal en Roma?

Fuente:     ATRIO

Por   Olga Consuelo Vélez Caro

23/02/2024

Recordemos que Olga Consuelo Vélez es una teóloga colombiana que. a pesar de los pesares, sigue esperando algo de las reformas iniciadas por Francisco, sin renunciar al realismo crítico. La semana pasada los problemas de edición nos impidieron publicar un artículo suyo que se encuentra también en RD: Desmasculinizar a la Iglesia, pero ¿cómo?, que recomiendo. Hoy publicamos este, que nos acaba de enviar, a tope de esperanza y realismo. AD. 

Se puso en marcha la etapa final del sínodo y ya sabemos las fechas de realización, en Roma, de la segunda sesión presencial. Esta será del 2 al 27 de octubre, precedida por dos días de retiro espiritual. Además, Francisco ha dispuesto que los Dicasterios de la Curia Romana, desde sus competencias específicas, colaboren con la Secretaría General del Sínodo, estableciendo grupos de estudio –utilizando el método sinodal– sobre algunos de los temas que surgieron en la primera sesión.

Juan María Uriarte y el título, pendiente, de “Doctor Honoris Causa”

Fuente:   Vida Nueva 3.354

Por   Jesús Martínez Gordo

Actualizado 24 de febrero de 2024


D. Juan María Uriarte

     El año 2018 presenté al Consejo de la Facultad de Teología de Vitoria una propuesta para que se le concediera a Mons. Juan María Uriarte, obispo emérito de S. Sebastián, el título de “Doctor Honoris Causa”, siendo aprobada. En conformidad con los Estatutos de la Facultad de Teología del Norte de España (con dos sedes, una, en Vitoria y, otra, en Burgos), se acordó presentarla al Consejo de dicha Facultad de Teología del Norte de España; cosa que se hizo el 17 de diciembre de 2019 en la sede de Burgos, siendo también votada y aceptada. Una vez aprobada la propuesta, correspondía al Gran Canciller —es decir a Mons. Mario Iceta Gavicagogeascoa— y al Vice-Gran Canciller —en este caso, Mons. Juan Carlos Elizalde Espinal— “otorgar el consentimiento” para dicho Doctorado y solicitar a la Santa Sede el preceptivo “nihil obstat”.

viernes, 23 de febrero de 2024

Entidades religiosas claman ante la embajada israelí por el “cese del genocidio”

“En nombre de la humanidad, cese el genocidio en Palestina y Gaza”, ha sido el grito que se ha elevado este jueves frente a la sede diplomática de Israel en Madrid.

Fuente:    Noticias Obreras

Redacción

23/02/2024


Foto | @EntreBorromeos

Convocado por el Colectivo PAX, y diversas organizaciones religiosas, el acto comenzó con la lectura del poema “Aviso al mundo”, del poeta y escritor hispano-palestino, Said Alami:

“Aviso al mundo sobre la injusticia que sufro. Injusticia por parte de mi enemigo. De mi hermano y de mi amigo. Aviso al mundo de la injusticia que sufro a manos del mundo. Aviso al mundo que soy el alba. Y no me cabe el pesimismo”.

La Iglesia alemana abandonaría su misión si detuviera sus planes sinodales, dice un teólogo

Entrevista exclusiva a Arnaud Join-Lambert, profesor de teología en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica)

Fuente:   La Croix International

Por Guillaume Daudé

22/02/2024


El obispo Georg Baetzing, de Limburgo, predica durante el servicio de apertura de la Asamblea General de Primavera de la Conferencia Episcopal Alemana (Deutsche Bischofskonferenz) en Augsburgo, Alemania, el 19 de febrero de 2024. (Foto de ANNA SZILAGYI/EPA/MaxPPP)

La insistencia del Vaticano en que los obispos católicos de Alemania detengan los planes de crear un Consejo Sinodal se basa en un "malentendido" del "proceso sinodal" del país, según un destacado teólogo.

Los católicos, odiados y temidos en Estados Unidos

Fuente:   MSN

Por   Carlos Hernández-Echevarría

22/09/2020



Cuando John Kennedy se presentó a la presidencia en 1960, tuvo que aclarar que, si ganaba, no dejaría que el papa Juan XXIII le dictara desde el Vaticano cómo gobernar. Joe Biden, desde hace unos días el segundo presidente católico de la historia de Estados Unidos, no ha pasado por nada parecido. Hoy ese discurso parecería ridículo, y eso es todo un signo del progreso de un país con una larga tradición de maltrato y discriminación hacia los católicos.

“En el centro de las Iglesias locales”

Una importante y autorizada reflexión sobre el diaconado

Fuente:   Il Regno – Attualità

Por   Alphonse Borras

15/09/2020

 

En muchas diócesis, los diáconos son ordenados, pero sin haber aclarado las necesidades que deben ser satisfechas con su ministerio propiamente "diaconal". Es necesario evitar que el diaconado funcione como sustituto del sacerdocio. Es negativo para ambos ministerios. Lo confunde todo.

jueves, 22 de febrero de 2024

Sacerdotes casados, ¿por qué no?

Fuente:    SettimanaNews

Por:   Louis Raphaël Sako

17/02/2024


El padre Diyar Sarkis, ordenado el 9/2/2024 en Holanda, da la comunión a su esposa y a su hija.

Louis Raphaël Sako (1948) fue ordenado sacerdote caldeo en 1974, elegido obispo de Kerkuk de los caldeos el 27 de septiembre de 2003; consagrado el 14 de noviembre del mismo año; elegido Patriarca de la Iglesia caldea el 31 de enero de 2013. Benedicto XVI le confirió la "ecclesiastica communio" el 1 de febrero de 2013. Fue creado cardenal por el Papa Francisco, recibiendo el “capelo” en el consistorio del 28 de junio de 2018. Patriarca de Bagdad de los caldeos, reside en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí, habiendo abandonado temporalmente la sede de la capital iraquí debido a desavenencias con el presidente de la república. Voz libre dentro de la jerarquía católica, distinguido estudioso de la historia de las diversas Iglesias, viaja por el mundo para informar sobre la trágica situación de los cristianos en Oriente Medio (Francesco Strazzari).

El problema del Papa con los seminaristas y sacerdotes jóvenes de hoy

Si las encuestas y la evidencia anecdótica son correctas, a la generación más joven de clérigos católicos no le gusta el papa Francisco, lo que podría obstaculizar la implementación de sus reformas en el futuro.

Fuente:   international.la-croix

Por Robert Mickens

17/02/2024


(Foto de Josh Applegate en Unsplash)

Ha advertido a los seminarios católicos contra la tendencia a convertir a los futuros sacerdotes en "pequeños monstruos". Ha regañado a los presbíteros de la Iglesia por usar ornamentos litúrgicos que provienen de una época pasada, diciéndoles que dejen de vestirse con los "encajes de la abuela". Y ha calificado de "escándalo" ver a jóvenes sacerdotes y seminaristas entrar en las sastrerías eclesiásticas de Roma y "probarse sotanas y sombreros, o albas de encaje".

Iglesia Católica - Violencia y abuso: Señor, ¿a quién iremos?

Las historias y excusas detrás de una actitud negacionista

Fuente:   Il Regno Attualità

Por   Peter Beer, Hans Zollner

15/02/2024


Todo el mundo conoce o al menos ha oído hablar de la colección de cuentos de hadas Las mil y una noches, considerada un clásico de la literatura universal. Según la tradición, debe sus orígenes a un intento de rescate. Sheherazade, hija del visir del rey Shahriyar, quiere evitar que él, por frustración y probablemente para vengarse de la infidelidad de su esposa, a la que ya había asesinado, la mate a ella y a otras jóvenes. Para ello, Sheherazade le cuenta historias que, al final del día, interrumpe justo en el clímax de la narración, de modo que el rey está tan interesado en escuchar la continuación de las mismas al día siguiente que no se la entrega al verdugo, para que no se pierda el final. Al final, Sheherazade lo consigue. Su táctica salva su vida y la de muchos otros. Shahriyar, el rey, queda tan atrapado en las historias que olvida lo que estaba planeando hacer.

¿Es solo un cuento de hadas? A veces no lo parece. El patrón subyacente parece repetirse a menudo, incluso en la vida normal. Se cuentan historias, se crean expectativas, pero no pasa nada concreto: simplemente sucede que las intenciones previas se olvidan y terminan en la nada.

Este es precisamente el mecanismo del que algunos críticos acusan a la Iglesia con respecto a su forma de manejar los casos de abusos que han ocurrido en su esfera de influencia. Nada más que minimización, humo y espejos y una política de proclamas vacías. En última instancia: solo palabras vacías sin consecuencias, que pretenden ocultar el hecho de que en realidad nada cambia, ni en el proceso coherente contra los perpetradores de abusos (sexuales) por parte de la Iglesia, ni en la forma en que las autoridades eclesiásticas tratan a las víctimas de abusos, ni en términos de las estructuras y procesos de la propia Iglesia.

En línea con esta crítica, la Iglesia y sus representantes aparecen como una versión moderna de Sheherazade, que quiere garantizar su existencia a través de una mera narración, pero sin embargo, a diferencia de la joven dama de Las mil y una noches, lo hace de manera despiadada y a expensas de la vida de otras personas, es decir, víctimas de abusos. a quienes se les niega la justicia.

 

Mucha incertidumbre

¿Es solo un cuento de hadas presentado por la Iglesia y vendido como una lucha resuelta contra los abusos? Habida cuenta de la compleja situación general de la lucha contra los abusos y su solución, es difícil dar una respuesta clara a esta pregunta. Ciertamente hay negacionistas y encubrimientos en el contexto eclesial; pero no es legítimo por ello sacar conclusiones generalizadas de sus malas intenciones con respecto a todos, o al menos a la mayoría de los representantes de la Iglesia.

Por otro lado, un hecho es probablemente mucho menos discutible: que en la Iglesia existe una gran incertidumbre y ansiedad cuando se trata de abusos y de cómo afrontarlos, que a menudo faltan las habilidades necesarias, que se evita la cuestión de una adecuada cultura de la disponibilidad para aprender de los errores cometidos, así como la de la confrontación con las actitudes personales con respecto a la gestión de problemas y dificultades o temas desagradables en general.

Los efectos negativos sobre la voluntad de asumir responsabilidades o tomar decisiones responsables son evidentes. Aquellos que no saben cómo lidiar con los casos de abuso debido a la ignorancia solo actuarán por miedo a la opinión pública y cometerán errores. Aquellos que no conocen los efectos devastadores que puede tener el abuso y lo confunden con violaciones accidentales e involuntarias de los límites interpersonales correctos (límites) permanecerán indiferentes e inactivos.

Aquellos que descuidan el arrepentimiento y la expiación y van directamente de la confesión al perdón tenderán a trivializar cualquier abuso que se descubra. Aquellos que ponen la solidaridad con sus hermanos por encima de todo lo demás carecerán de compasión por las víctimas, al igual que aquellos que no se dan cuenta de la diferencia entre la obediencia espiritualmente responsable y la obediencia ciega. Hay tantas posibilidades de cometer errores, de fallar, de actuar con culpa. ¿Qué hacer?

 

Jesús y el último

Tal vez este sea el momento adecuado para recordar una pregunta que Pedro hizo en el Evangelio de Juan, en un momento de crisis en el que busca ayuda. Hay divisiones entre los discípulos, y no está del todo claro si las cosas pueden continuar y cómo. Y aquí está la pregunta de Pedro: "Señor, ¿a quién iremos?" Y enseguida se da la respuesta: «Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6,68).

Esta declaración señala el camino a seguir. Cualquiera que quiera ser discípulo no puede dejar de dejarse guiar por Jesús y sus palabras. Esto también es cierto para su Iglesia, especialmente ahora que hay tensión sobre la forma correcta de tratar el tema de los abusos y a veces no está claro cómo proceder, una situación no muy diferente a aquella en la que Pedro hizo su pregunta.

Incluso ahora, está claro a quién debemos recurrir. Primero debemos escuchar la palabra de Jesús y enfocarnos en sus acciones. Las palabras y acciones de Jesús son claras. Está del lado de los débiles, de los vulnerables y heridos, del lado de los niños, de los pobres, de los enfermos, de los marginados, de los que apenas se aferran a la vida (cfr. Mt 25, 31-46).

Él los cura, se dirige a ellos, les habla, los escucha y los llama bienaventurados: a los que lloran, a los que tienen hambre de justicia, a los perseguidos (cf. Mt 5, 3-12). Los pone en el centro como niños (cf. Mc 9,36) y se dirige con dureza a quienes les hacen daño (cf. Mt 18,6).

El aprecio de Jesús por aquellos que son vulnerables y frágiles está en el corazón de su mensaje de alegría. No podemos simplemente evadir este núcleo y fingir que no existe. Como cristianos, debemos preguntarnos constantemente qué significan para nosotros las acciones paradigmáticas de Jesús, dónde y quiénes son estas personas que deben estar en el centro del cuidado de la Iglesia. Que sea legítimo mirar sólo hacia fuera, fuera de la Iglesia, es más que dudoso.

¿Cómo puede justificarse una excepción de este tipo? ¿Por qué debería estar en línea con la voluntad de Jesús de ocuparse exclusivamente de los pobres vulnerables y heridos en los llamados países en desarrollo, en los rincones oscuros de la miseria social en nuestras sociedades, en el clima cada vez más duro del liberalismo económico, en los desfavorecidos por el cambio climático, en los migrantes, pero no en los afectados por los abusos dentro de la Iglesia?

¿Por qué no deberían entre las personas por las que la Iglesia está comprometida a través de sus organizaciones humanitarias, colectas, voluntarios, etc., también a aquellos que han sufrido graves injusticias debido a abusos en su esfera de influencia? No pocos de ellos, a causa de los abusos que han sufrido, lo han perdido casi todo: la juventud, la autoestima, la confianza en la vida, la fe, la capacidad de relacionarse, la serenidad básica y, en consecuencia, las posibilidades de un futuro, la esperanza de una vida autodeterminada y mucho más.

El abuso es también por esta razón un pecado grave y un crimen grave. Se manifiesta en muchas formas y modalidades, no solo sexualmente, sino también física, psicológica y espiritualmente; No solo los niños se ven afectados, sino también los jóvenes y los adultos; No solo los hombres y los sacerdotes pueden ser abusadores, sino también las mujeres, ya sean madres o monjas. La Iglesia también debe ocuparse de estas personas, que han sido sufridas.

 

Excusas para no actuar

No debería haber excusas. Y, sin embargo, están ahí. Queda por ver qué motiva a quienes los usan. Su efecto es siempre el mismo. Una disculpa ayuda a debilitar la determinación de luchar contra el abuso. Retrasan la acción necesaria y, a veces, desacreditan a quienes se comprometen a luchar contra los abusos en un contexto eclesial como enemigos de la Iglesia de fe débil. Pero echemos un vistazo más de cerca a estas disculpas. Pronto quedará claro sobre qué pies de barro descansan.

 

Excusa Nº 1: La mayor parte del maltrato tiene lugar en el ámbito familiar y también se produce en otros ámbitos de la sociedad, como los clubes deportivos. Entonces, ¿por qué el abuso en la Iglesia es un tema tan intenso y recurrente?

Porque la Iglesia tiene un derecho especial. Porque sabe que ha sido enviada por Jesucristo de una manera especial y hace peticiones especiales a otras personas que quieren seguir a Jesucristo (por ejemplo, con respecto a la doctrina de la fe y la moral).

¿O es que la Iglesia reclama la misma autoridad moral que un club deportivo? Probablemente no. ¿Por qué, si no, los líderes de la Iglesia llevarían signos particulares de su autoridad, que ciertamente no existen en un club deportivo, como la mitra episcopal, el báculo pastoral, el birrete rojo, la sotana roja, este último un signo especial de fidelidad a Cristo hasta la muerte, si es necesario?

Pero no olvidemos una cosa. Esta fidelidad incluye también la adopción de la actitud de Jesús hacia los vulnerables y heridos y, en el contexto de la cuestión de los abusos en el ámbito eclesial que aquí se discute, hacia las víctimas de abusos dentro de la Iglesia. Cualquiera que lo niegue, que se niegue a aceptarlo, que no esté a la altura, tendrá que enfrentarse a la cuestión crítica de su autoridad.

La pretensión especial de autoridad de la Iglesia depende también de la forma en que se comporta internamente con las víctimas de abusos. Cuanto más abierta y honestamente se haga esto, más autoridad podrá ser vindicada en el nombre de Jesucristo. Amén. Cuanto más claro sea el enfoque, sin relativismo y sin menospreciar a los demás y sus acciones equivocadas contra los abusos, más estable será la autoridad de uno.

Sobre esta base, la Iglesia puede ser también lo que debe ser: sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5, 13ss), en definitiva, un signo profético para los demás. En este contexto, la autocompasión por el trato injusto de la sociedad a la Iglesia debido al problema de los abusos es incomprensible, por decir lo menos. Estas quejas hacen que la sal se vuelva rancia y la luz oscura.

 

Excusa Nº 2: Los casos de abuso en la Iglesia serían delitos individuales de los que sólo son responsables los respectivos perpetradores. Cualquier otra cosa equivaldría a una "culpa colectiva" y no haría justicia a las responsabilidades reales. Entonces, ¿por qué la Iglesia en su conjunto debe seguir ocupándose de los casos de abuso?

La respuesta a esta pregunta es realmente muy simple. En primer lugar, los casos de abuso no son tan aislados y raros. En todo el mundo, diversas investigaciones han mostrado un número considerable de casos en el ámbito eclesial. En segundo lugar, hay que recordar el pasaje de la primera carta a los Corintios (12, 26 ss.), que dice: «Si un miembro sufre, todos los miembros sufren juntos, y si un miembro es honrado, todos los miembros se alegran con él. Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno según su parte, sus miembros".

Tanto los abusadores como las víctimas de abuso a menudo son parte de la Iglesia. Incluso desde un punto de vista teológico, estamos estrechamente vinculados y no podemos pretender que el crimen específico de un individuo no nos concierne. Además, también hay una cierta complicidad de facto. Hay feligreses que pueden haber sospechado de abuso, pero no han investigado el asunto. Están los superiores de la Iglesia que simplemente han rechazado las acusaciones. Hay cohermanos que no hicieron preguntas por un falso sentido de solidaridad.

Los ejemplos podrían seguir y seguir, y todos apuntan en la misma dirección.

Sí, es obvio que los perpetradores son responsables de sus actos en primera instancia y no, nosotros, como comunidad eclesial, no podemos eludir una cierta responsabilidad compartida.

 

Excusa 3: Al abordar abierta y públicamente el tema del abuso, la Iglesia se dañaría a sí misma porque el público pierde de vista la gran historia y los logros de la Iglesia en varias áreas, como el arte, la cultura, la educación y los asuntos sociales. De esta manera, la Iglesia perdería gran parte de su impacto, perdería influencia y se aboliría a sí misma. Por lo tanto, es mejor mantener un perfil bajo cuando se trata de abusos....

Una variante muy extendida de esta excusa es también la referencia a los muchos sacerdotes y otros empleados de la Iglesia que no tienen la culpa y que sufrirían si la Iglesia fuera citada tan a menudo en relación con los abusos.

En este contexto, permítanme un poco de orientación. Cualquiera que quiera proclamar la fe y ganar a la gente para Cristo debe ser creíble. Sin embargo, la credibilidad solo existe cuando las palabras y las acciones coinciden lo más posible. Si no lo haces, se te considera poco confiable.

En el contexto de los casos de abuso en la Iglesia, la mayoría de la gente ya no cree en la Iglesia. Lo consideran poco fiable porque, al parecer, lo que predica sobre este Jesucristo y su amor por los pequeños y los heridos no se corresponde con lo que hace la Iglesia misma. Durante demasiado tiempo, se ha intentado ocultar los problemas y dificultades asociados con la cuestión de los abusos. A menudo la gente ha perdido la fe en la Iglesia y le ha dado la espalda. Este resultado podría haber sido diferente.

La mayoría de la gente se da cuenta de que nadie es absolutamente perfecto, nadie está libre de pecados y faltas. Por esta razón, es raro reprochar a alguien que lo sea. No necesitas ser perfecto para ganarte la confianza de la gran mayoría de las personas y ser creíble a sus ojos.

Pero una cosa es necesaria: honestidad, modestia y sinceridad para admitir los errores y fracasos propios. Si no lo haces, si tratas de ocultarlo, causa enojo y rabia, porque se percibe como una presunción y arrogancia insoportables. No quieres que alguien así te diga y te enseñe nada.

En relación con el manejo de los casos de abuso por parte de la Iglesia, esto significa que la Iglesia no tiene que presentarse como perfecta para tener credibilidad y aceptación. No se trata de ser impecable, se trata de enfrentar tus errores y fracasos. Admitir las propias faltas y examinar abiertamente el tema de los abusos no daña a la Iglesia, sino que, por el contrario, la hace más creíble y fortalece su misión.

Al hacerlo, muestra que está haciendo lo que continuamente proclama y requiere, proclamando la buena nueva del perdón de Jesús: practicar el arrepentimiento, confesar los pecados, hacer penitencia y enmendarse. En términos concretos, esto significa que cuanto más abierta y honestamente la comunidad eclesial se enfrente a los abusos en su seno, más creíble parecerá a los ojos de todos. A cambio, se considerará digno de respeto, especialmente en una época como la nuestra, en la que muchas personas en las redes sociales, por ejemplo, solo se preocupan por verse y presentarse bien, aunque sea a expensas de los demás.

 

Excusa Nº 4: Abordar el tema de los abusos comprometería tanta energía y recursos dentro de la Iglesia que impediría la realización de su tarea real: la proclamación de la fe, la administración de los sacramentos y el cuidado pastoral. Es hora de volver a las raíces más auténticas.

No hace falta decir que tal excusa está muy lejos de lo que Jesús dijo e hizo, como se describió anteriormente. La asistencia a las víctimas de abusos, la atención a los vulnerables y a los heridos no es una tarea adicional a la tarea pastoral cotidiana normal. Es parte de su negocio principal. Tampoco es responsabilidad de unos pocos especialistas, sino de cada persona que se considera seguidora de Cristo. Las tareas y competencias específicas pueden ser diferentes, pero la obligación común es la misma.

En este contexto, hay que disipar otro malentendido. El cuidado de las personas heridas y vulnerables (en todos los temas que aquí se tratan, especialmente los afectados por los abusos) no es una tarea temporal que deba asumirse ahora, para bien o para mal, debido a la presión pública. Es una tarea constante, en línea con la misión de Jesús, que es permanente en un mundo en el que, a causa de la libertad y de la debilidad del hombre, también el mal encuentra siempre su lugar.

 

Excusa 5: Cuando se trata el tema de los abusos en la Iglesia, entran en juego repetidamente teorías, métodos y enfoques ajenos al perfil de la Iglesia y a su carácter. Si esto no se detiene, la Iglesia dejará de ser la Iglesia del futuro.

He aquí un ejemplo rápido. Los tres términos cumplimiento, transparencia rendición de cuentas desempeñan un papel importante en los esfuerzos por abordar adecuadamente los abusos. Esbozan pautas para quienes ocupan puestos de responsabilidad y están destinadas a ayudarlos a evitar conductas indebidas. El cumplimiento describe la obligación de cumplir con las normas prescritas. La rendición de cuentas se refiere a la necesidad de que las personas puedan y se espere que justifiquen sus acciones ante los demás. La transparencia se refiere a la voluntad de comunicarse abierta y honestamente con todos los involucrados e interesados en un proceso.

El cumplimiento, la rendición de cuentas y la transparencia son una parte integral de la teoría de gestión y liderazgo de muchas empresas, autoridades públicas, etc. ¿Esto los hace automáticamente inadecuados para su uso en la vida de la Iglesia? ¿Están de alguna manera fundamentalmente en desacuerdo con la teología y la espiritualidad? No es así.

Son una herramienta probada y eficaz dentro de las grandes organizaciones donde las personas viven y trabajan juntas para garantizar la funcionalidad, la confianza entre líderes y subordinados, la eficacia de los procesos y las interacciones interpersonales. Esto no impide que la comunidad rece, siendo acompañada litúrgica o teológicamente al mismo tiempo.

 

Tres Principios del Vaticano II

Estas pautas son una ayuda, ni más ni menos. Son una ayuda para realizar mejor la misión de la Iglesia misma, para hacer más claro su perfil. Quien quiera rechazar esto en principio tal vez debería considerar lo siguiente: 1) según la Constitución dogmática Lumen gentium del Concilio Vaticano II, la Iglesia en Cristo es en cierto modo sacramento, es decir, signo e instrumento para la unión más íntima con Dios y para la unidad de toda la humanidad (cf. n.1).

Sin embargo, un signo debe ser entendido y un instrumento debe ser adecuado. Si los principios de cumplimiento, rendición de cuentas y transparencia, en virtud de su difusión, son correctamente entendidos por muchos como un signo del esfuerzo por ser sinceros y competentes, y también son efectivos en nuestro tiempo para prevenir lo que destruye la misión de la Iglesia y del pueblo (como el hecho del abuso), entonces lo siguiente es claro. Los métodos utilizados pueden no tener su origen en la teología y en el ambiente eclesial, pero son una contribución importante para salvaguardar el futuro de la Iglesia y su misión.

2) También se puede hacer referencia a otro texto conciliar, Gaudium et Spes, o la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo. Bajo el título "La legítima autonomía de las realidades terrenas", se subraya que nunca puede haber un conflicto real entre los métodos seculares y la fe, porque la realidad del reino profano y la de la fe tienen su origen en Dios mismo (n. 36; EV 1/1430ss).

En este contexto, no es necesario abandonar los medios más eficaces y eficientes de las diferentes ciencias y campos de trabajo en la lucha contra los abusos en favor del perfil de la Iglesia. Tampoco puede justificarse una limitación correspondiente a un enfoque exclusivamente teológico o espiritual.

3) En todo esto, no se debe olvidar el principio de la encarnación en la vida y en el pensamiento cristianos. En Jesucristo, Dios y el mundo se unen. La interacción resultante entre lo profano y lo sagrado, lo divino y lo humano también se aplica cuando se trata el tema del abuso. Sin embargo, por severo que parezca, esto también significa que la oración por sí sola no es suficiente. Se necesitan ciencias especializadas y un enfoque metodológico claro y riguroso, con una organización clara y una gestión eficaz, y por supuesto también la oración.

 

Corrección fraterna: ¿Cuáles son mis miedos?

Las excusas, por lo tanto, no se sostienen. Al fin y al cabo, no tienen ninguna base válida sobre la que tomar posición en la lucha contra los abusos y en la protección de las personas de acuerdo con la misión de Jesús. Por lo tanto, no debe haber retrasos, intentos de dilación u obstrucción de ningún tipo. Y, sin embargo, se encuentran todo el tiempo.

Normalmente, en cambio, ni la mera argumentación intelectual ni un enfoque combativo son útiles. A menudo los argumentos no calan hondo en quienes persisten en posiciones obstruccionistas, y la agresión sólo desencadena reacciones contrarias. Más bien, es útil recordar algo que está en la misma línea de lo que la Iglesia conoce como la correctio fraterna. Son esos impulsos motivados espiritualmente los que hacen que los más obstinados lleguen a preguntarse: ¿Qué es lo que realmente me convierte en un problema al abordar abiertamente todo el tema del abuso y de la Iglesia? ¿Es por casualidad, por inercia o por la preocupación de que algo pueda cambiar en mi contexto? ¿Se debe a una estrategia personal e inadecuada para evitar el conflicto? ¿Tengo miedo de que me acusen de haber cometido errores si, en el tema del abuso, hablo a los demás de errores y fracasos?

¿Tal vez no quiero lidiar con el abuso y sus consecuencias porque podría tener que criticar a las personas que son importantes para mí, que me gustan y a las que podría perder? ¿Me preocupa dañar a la comunidad eclesiástica a través de mi intervención en asuntos de abuso, a pesar de que le debo mucho, por ejemplo, mi carrera, mis amistades, mis ingresos?

Encontrar las respuestas a estas preguntas es responsabilidad personal de cada uno, al igual que reconocer la necesidad de sacar las conclusiones correctas. El éxito, en cualquier caso, depende en gran medida del contexto social, en el que se necesitan personas como modelos a seguir y motivadores; También se necesitan las condiciones adecuadas para dejar claro que los delitos contra la autodeterminación (sexual) y la dignidad de la persona son tan intolerables como sus diversas formas de encubrimiento.

 

El abuso y una Iglesia sinodal

Las excusas son cada vez menos eficaces ante un proceso de cambio y transformación de la vida eclesial. Una mirada al actual Sínodo de la Iglesia Universal muestra cuán efectivo es este proceso. En los debates y documentos redactados hasta ahora, como el Instrumentum laboris y el Informe de Síntesis de la Asamblea General Ordinaria que tuvo lugar del 4 al 29 de octubre, se pueden encontrar muchas referencias a la cuestión de los abusos y a la forma de abordarlos. Algunas de las cuestiones mencionadas en este texto e indicadas como importantes para la cuestión de los abusos han encontrado su lugar.

Entre ellas se encuentran, por ejemplo: escuchar y prestar atención a las personas que han sido afectadas por el abuso; reconocer abiertamente que ha habido abusos significativos en la Iglesia en todo el mundo; reconocer el hecho de que el clero ha sido culpable; la necesidad de formación y cualificación para poder tratar adecuadamente a los afectados; la disposición a cuestionar las actitudes personales en relación con la propia fe y su eficacia en el mundo; la voluntad fundamental de cambiar las constelaciones de poder dentro de la Iglesia; desarrollar aún más el papel de los superiores y su formación para todo el pueblo de Dios, y mucho más.

Sin embargo, uno de los puntos más importantes es probablemente este. El Sínodo Universal se ha fijado el objetivo de orientar a la Iglesia de manera más fuerte y eficaz hacia su mandato misionero. Esta es la pregunta fundamental para la naturaleza de la Iglesia. Es precisamente dentro de este sistema de coordenadas, que deberá definirse con mayor precisión en el futuro, que el Sínodo aborda también la cuestión de los abusos y la tarea de presentar a la Iglesia como un lugar seguro para las personas particularmente vulnerables, con el fin de proteger mejor a las personas en el ámbito de responsabilidad de la Iglesia. Ser Iglesia y proteger a las personas de los abusos pertenecen, por tanto, los unos a los otros de manera fundamental, coherente y esencial.

Como ya se ha mencionado, la Iglesia se encuentra en medio de un proceso. Todavía queda mucho camino por recorrer. Para avanzar en este sentido, tanto a nivel eclesial global como local, es importante estar siempre al tanto de los pasos necesarios.

 

Los pasos necesarios: mirar al pasado, reparar, prevenir

La salvaguardia, es decir, la protección y el cuidado especial de las personas vulnerables, consta de tres fases.

En primer lugar, se trata de mirar al pasado para arrojar luz sobre lo que sucedió en términos de abuso. Esta mirada al pasado puede ser muy dolorosa y puede sentirse como un abismo. El número de víctimas, perpetradores y casos puede ser aterrador. Pero si hay personas que pueden tener el coraje de enfrentar la verdad, deberían ser los discípulos de Jesús. Además, en muchos países, después de décadas de abordar la cuestión, ha quedado claro que esta es la única manera de sentar una base estable para un futuro justo. No se trata de ensartar a las personas con una espada flamígera o de humillarlas con la presunción de haber nacido en el momento adecuado, con los conocimientos y actitudes actuales, ciegos a los diferentes contextos históricos.

Es una visión sobria y un juicio claro que establece lo que era y es punible, cuándo y en qué medida, y lo que contradice y ha contradicho la imagen que la Iglesia se ha hecho de sí misma; donde la referencia a las condiciones históricas puede o no aplicarse. Es mejor que la Iglesia no juzgue todo esto sola, sino que se valga de la ayuda externa e independiente. Ser juez de un caso propio siempre tiene un sabor ambiguo.

No puedes detenerte y mirar al pasado. En segundo lugar, necesitamos ayuda para aprender y comprender lo que hay que hacer hoy para enmendar, en la medida de lo posible, lo que ha sucedido. La cuestión de la reparación material, el reconocimiento, la ayuda y el apoyo desempeña un papel importante. Es una pregunta difícil de responder, y no es el único remedio. Para muchas personas que son víctimas de abuso, es al menos igual de importante que se diga la verdad, que se reconozca a ellas y a sus historias, que estén presentes en los comités y estructuras de la Iglesia.

Es poco probable que existan recetas generales para ayudar a sanar lo que sucedió, y esto hace que el diálogo directo entre las víctimas de abuso y los representantes de la Iglesia sea aún más importante.

El tercer paso importante en la salvaguardia es mirar hacia el futuro y buscar y determinar las medidas apropiadas para prevenir nuevos abusos dentro de la Iglesia. Esto es lo que comúnmente se conoce como prevención. Diferentes aspectos como el análisis de riesgos, los conceptos de protección, los procedimientos de notificación y, sobre todo, la educación juegan un papel importante en este sentido.

Sin embargo, una cosa debe quedar clara. Es posible comprometerse al 100% con la prevención del abuso, aunque la cuestión de si realmente es posible erradicarlo al 100% sigue siendo discutible. Nadie puede, por así decirlo, ver dentro de otra persona. Nadie puede controlar a otra persona al 100% o predecir sus acciones. Por un lado, si eso fuera posible, obviamente sería terrible. Por otro lado, esto es un poco desalentador desde el punto de vista de aquellos que quieren prevenir el abuso. Pero tal vez deberíamos ver las cosas de otra manera. Ser consciente de que el abuso siempre puede ser una posibilidad no te cansa ni te desprestigia. Aumenta la sensibilidad y fortalece la motivación para estar activo para los demás a largo plazo.

El Sínodo Universal se ha mostrado motivado a abordar el tema de los abusos precisamente en el sentido que acabamos de indicar. Al hacerlo, aclara que, si bien abordar el tema de los abusos es una lucha contra este crimen, contra este mal, puede entenderse tan bien o incluso mejor que una lucha por algo: por las víctimas, por la gente, por una Iglesia sensible y atenta a las huellas de Cristo, por un mundo más justo. Es de esperar que el Sínodo y su contexto proporcionen indicaciones e impulsos para las tres perspectivas de la salvaguardia.

Mirando al pasado, sería útil tener criterios para entender qué y cómo se debe tener en cuenta, qué criterios de calidad constituyen una buena clarificación de las dinámicas y elementos que hicieron posible el abuso (Aufklärung).

Teniendo en cuenta la actualidad, sería útil contar con apoyo para impartir justicia públicamente en diferentes aspectos a quienes se han visto afectados por abusos (por ejemplo, a través de las comisiones apropiadas) (Aufarbeitung).

De cara al futuro, la lista de preguntas abiertas incluye nuevos desarrollos en el derecho canónico (por ejemplo, en relación con un papel más activo de las víctimas en los procesos judiciales) y en el trabajo pastoral (por ejemplo, la salvaguardia como principio básico de la construcción de la comunidad).

De hecho, aún queda mucho por hacer. Así es como funciona con los procesos. Requieren tiempo y la paciencia necesaria. La ventaja es que si algo se hace de forma procesual sobre la base de la participación del mayor número de personas posible, el resultado es estable y sostenible. La desventaja es el factor tiempo, que es crítico cuando se trata de abuso. Cada día y cada hora que no hay una salvaguarda que funcione, hay un mayor riesgo de que alguien sea abusado y que aquellos que ya han sido víctimas sufran más tiempo porque no han recibido la ayuda adecuada. No debemos olvidarlo.

De lo contrario, la gente nos percibirá solo como meros narradores.

 

Peter Beer, Hans Zollner *

* Peter Beer, ex vicario general de la diócesis de Múnich, es profesor en el Instituto de Antropología de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; Hans Zollner, jesuita, es profesor y decano del mismo instituto.