Páginas

sábado, 2 de octubre de 2021

Michel Racloz: presencia del obispo en Vaud

Fuente: cath.ch

07/07/2021

 

Michel Racloz ha sido elegido como "representante del obispo" para la región diocesana o zona pastoral de Vaud, continuando con la responsabilidad del padre Christophe Godel, vicario episcopal. Quiere ser "testigo y garante de la fraternidad" en el cantón francófono más grande, con más de 800.000 habitantes, incluidos 215.000 católicos.

 


Michel Racloz es el primer laico en representar al obispo en la región diocesana de Vaud |

© Gregory Roth

 

De “vicario episcopal” a “representante del obispo”, ¿cuáles son los asuntos relacionados con este cambio realizado por el obispo Charles Morerod de Lausana, Ginebra y Friburgo?

 

Entrevista con Michel Racloz, que recibe a cath.ch en el jardín del vicariato episcopal, en el Chemin des Mouettes 4, en Lausana.

 

¿Hay alguna particularidad de Vaud relacionada con su misión?

Michel Racloz: La realidad de Vaud está muy cerca de mi corazón. Los desafíos de los “representantes del obispo” son diferentes en las diversas zonas pastorales de la diócesis. Desde 2012, al servicio del vicariato de la Iglesia Católica del Cantón de Vaud (ECVD), he aprendido a gestionar la dimensión de las relaciones institucionales, el ecumenismo, las misiones interreligiosas y, en particular,  las capellanías en educación, formación, salud y solidaridad. Respondí a la llamada del Obispo, consciente de los problemas internos que tiene que afrontar esta Iglesia, pero también de los desafíos que comparte con las otras Iglesias cristianas en el cantón.

 

¿Cómo ve su nueva responsabilidad?

Sobre todo, deseo intensificar la cultura del reconocimiento, de la confianza mutua entre los bautizados, hombres y mujeres, y fortalecer la colaboración entre los agentes pastorales, ya sean ministros ordenados o laicos. También quiero tener presente, tanto como sea posible, los efectos de la pandemia en la vida de las personas. ¿De qué manera, como Iglesia, podemos contribuir a esta salida de la crisis y ayudar a reconstruir un mundo más justo y unido? Hay otras iniciativas del Papa que están cerca de mi corazón: el respeto de la creación, la llamada a la fraternidad universal, la presencia de los más frágiles, entre otros.

 

¿Cómo se transferirán las tareas del “Vicario Episcopal” al “representante del Obispo”?

En los 26 años que llevo al servicio de la Iglesia Católica del Cantón de Vaud, he conocido a un obispo auxiliar y 4 sacerdotes que han ocupado el cargo de vicario episcopal. Cada uno ha puesto un énfasis diferente en ello o ha interpretado su función de diversas maneras, de acuerdo con las realidades sobre el terreno que han cambiado mucho, pero también de acuerdo con acentos pastorales más personales. En otras palabras, el hecho de que fueran ordenados ministros no significa que actuaran de la misma manera. La distinción que debe hacerse con lo que es propio del orden del ministerio ordenado es muy clara en mi cabeza y también en la de los otros representantes. Somos laicos, con nuestros propios carismas, al servicio de un ministerio que el obispo nos confía, es decir, "discípulos misioneros", en palabras del Papa Francisco, con una responsabilidad específica en una iglesia local.

 

Todavía hay tareas que estaban directamente vinculadas con el vicario episcopal...

En el ministerio del vicario episcopal, de hecho, hay diferentes tareas que son específicas del ministerio ordenado, como, por ejemplo, las confirmaciones o el nombramiento de sacerdotes moderadores y párrocos. Algunas de estas tareas serán asumidas por los obispos y otras por sacerdotes decanos (arciprestes o delegados de sector). Esta es una de las consecuencias del nombramiento de laicos a nivel de zona pastoral, y es algo que se irá haciendo en comunión diocesana. Otro tanto habrá que hacer para la misa anual en la catedral de Lausana: podríamos establecer un turno rotatorio entre los sacerdotes moderadores de Lausana, por ejemplo.

 

¿Ve este nombramiento de representante como una valoración de los laicos por parte del obispo?

Yo lo veo más como una señal de confianza y reconocimiento hacia las personas que han sido discernidas como idóneas para llevar a cabo este servicio en las diferentes zonas pastorales de la diócesis.

 

¿Qué dice a aquellos que temen que esta posición promueva la clericalización de los laicos?

Ya se sea una persona laica o un ministro ordenado, el tema está relacionado sobre el modo como se ejerce el gobierno. Por ello, me esforzaré para que todos estemos juntos presentando la esperanza cristiana a nuestros contemporáneos. El mundo de hoy es cada vez más complejo e inestable. Para llevar a cabo los discernimientos correctos, es preciso poner encima de la mesa la diversidad de perspectivas, habilidades y carismas. También es una forma de evitar ciertas formas de abuso o derivas del mismo. Una de mis intenciones es trabajar, a todos los niveles, de una manera más transversal y colegiada. Espero con interés contar con muchos compañeros en esta tarea.

 

¿Tiene algún plan concreto relacionado con su nueva responsabilidad?

Sueño con el desarrollo de una Iglesia hospitalaria e intercultural, que ofrezca con toda sencillez espacios de espiritualidad y acompañamiento para llegar a nuestros contemporáneos en su búsqueda de sentido o cuando se sientan desnortados. En general, una de mis contribuciones, tomando prestadas las palabras del Papa Francisco, es la de facilitar el inicio de procesos correctos, atentos a la diversidad de personas. Queremos entrar en el proceso sinodal que el Papa pondrá en marcha el próximo mes de octubre durante este año 2021-2022.

 

Podemos llegar a los católicos más practicantes a través de las actividades de las parroquias, pero también podemos llegar a otros ámbitos a través de las diferentes capellanías, pero también hay católicos un poco más alejados de nuestras Iglesias y, sobre todo, el 40% de la población de Vaud que dice no tener afiliación religiosa. Es un verdadero desafío saber qué nuevas iniciativas pastorales se pueden poner en marcha. Y es una intuición del arzobispo Morerod defender que las zonas pastorales pueden poner en marcha nuevas iniciativas o proyectos.

 

¿Cuáles son estas proyector pastorales?

En el cantón de Vaud, ya tenemos parroquias muy grandes, por lo que estos proyectos zonas pastorales más "temáticos". Alrededor de la Basílica de Notre-Dame, en el centro de la ciudad, la parroquia de Sainte-Thérèse animada por la comunidad de las Bienaventuranzas, para los jóvenes, más allá del territorio parroquial. Pronto habrá el Espace Maurice Zundel en Lausana. O la misión polaca en Villeneuve para los polacos de toda la zona pastoral.

 

¿El acompañamiento de los sacerdotes del cantón de Vaud forma parte de sus tareas?

Ya he acompañado a sacerdotes en el pasado, distinguiendo lo que es propio del ministerio confiado y lo que corresponde a la vida sacerdotal. Como representante, éste es quizás un punto un poco delicado. Algunos sacerdotes ya me han manifestado su interés en ser acompañados. Una de mis responsabilidades es estar en diálogo con nuestros obispos y sacerdotes moderadores y establecer los mecanismos adecuados para que los sacerdotes sean felices en su ministerio. Muchos sacerdotes me han dado mucho y me han dado, especialmente, su confianza. Crecí gracias a ellos. Deseo apoyarlos para que puedan vivir su ministerio esencial para nuestra Iglesia.

 

¿Cómo ve su relación con los políticos y la sociedad de Vaud?

Desde 2012, como delegado del Vicario Episcopal, y ahora, como representante del Obispo, las veo basadas en el diálogo, en la colaboración con el mundo político y con otras instituciones. La función de la representación es más que darse la mano y ser visible. A menudo es necesario seguir dossiers que tardan varios años en cumplimentarse de manera satisfactoria.

 

Por lo tanto, el representante del obispo está a medio camino entre la tierra y el obispo.

Una de mis tareas es tener esta visión institucional, panorámica y "estratégica" para la realización de las diversas misiones de la Iglesia. Es algo que voy formulando en diálogo con los actores de las instituciones sobre el terreno y en diálogo con el Obispo y el Consejo Episcopal, la Federación Eclesiástica Católica Romana del Cantón de Vaud (FEDEC-VD) y otros organismos. Juntos tenemos la responsabilidad de la misión de la Iglesia y una responsabilidad institucional en relación con el número de personas bautizadas que se ofrecen como voluntarios y por el número de los empleados: más de 260, con un presupuesto anual de aproximadamente 29 millones.

 

¿Cómo ve Michel Racloz la región diocesana del cantón de Vaud

Además de estar compuesta por trece Unidades Pastorales y tres UCI intercantonales, algunas de las cuales pueden reunir a más de 20.000 almas, hay un Vaud específico, como la región de Chablais -Vaud y Valais- que forma parte de la diócesis de Sion. Estamos intensificando las colaboraciones interdiocesanas. Es necesario tener en cuenta la alta densidad de población a orillas del lago Lemán, entre Nyon y Villeneuve. Algunos equipos pastorales son numerosos, con ocho a diez agentes pastorales y, afortunadamente, con más y más agentes pastorales involucrados en la pastoral lingüística.

 

En la sociedad civil

La Iglesia Católica en el cantón de Vaud colabora con el mundo de la educación, la formación, la salud o la solidaridad. Proporciona servicio de capellanía ecuménica en más de 200 instituciones. Principalmente en EMS, pero también en gimnasios y escuelas vocacionales. La mayoría son servicios estatales. Hay más de veinte áreas en las que la Iglesia Católica Valdense colabora con los departamentos del Estado.

 

Compromisos

Hay alrededor de 240 agentes pastorales en la región diocesana de Vaud. Trabajamos, cada vez más, de manera transversal, intercantonal, interdiocesana y ecuménica. El 50% en misión territorial y lingüística, el 40% en atención pastoral específica, y el 10% en servicios cantonales de orientación, información y secretaría general, servicios de apoyo. Nuestra Iglesia cultiva su interculturalidad, con la integración de los migrantes en las parroquias. Cabe señalar que más del 40% de los católicos de Vaud tienen antecedentes de inmigrantes.

 

Renovación

Uno de los grandes retos: la renovación de las fuerzas pastorales. Este año, 25 personas están en la dinámica de la formación inicial o al comienzo del ministerio. Durante los próximos 5 años, más de treinta, con dedicación plena (alrededor de 40 personas) se jubilarán. Tendremos que reemplazarlos y también habrá algunas salidas naturales.

 

Michel Racloz, en África, en la universidad y en la calle

Hijo de padres misioneros en una iglesia evangélica, Michel Racloz nació en Angola en 1969. Al llegar a Lausana en 1970, Michel creció en una familia cristiana, ecuménica y comprometida con la diaconía. Apasionado por el fútbol y el ajedrez, estudió ciencias sociales y pedagógicas en la Universidad mientras se involucraba con la gente en la calle. Fue animador sociocultural en Renens. Se hizo católico y se casó con Erica en 1991. Estudió teología en Lyon en 1996.

 

Padre de tres hijos, se hizo cargo del Departamento de Solidaridad de la Iglesia Católica del Cantón de Vaud (ECVD) en 2006. Después de obtener un CAS(Certificado de Estudios Avanzados) en ética del trabajo social, fue llamado por el Padre Marc Donzé para unirse al equipo del vicariato en 2012. También obtuvo el título en Liderazgo Justo y Solidario en 2018. En 2021, ha sido nombrado por el obispo Morerod como representante del obispo, sucediendo al vicario episcopal Christophe Godel.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Identifícate con tu e-mail para poder moderar los comentarios.
Eskerrik asko.