Páginas

sábado, 2 de octubre de 2021

Charles Morerod: "Este cambio requiere un salto de fe"

Fuente:   Cath.ch

25/05/2021

 

La diócesis de Lausana, Ginebra y Friburgo sufrirá una importante reorganización. Los vicarios episcopales serán reemplazados por representantes laicos del obispo y los vicariatos (o vicarías territoriales) por regiones diocesanas (o zonas pastorales). El obispo Charles Morerod explicó a cath.ch los problemas que hay detrás de los cambios en los términos.

 


Friburgo el 20 de mayo de 2021. El obispo Charles Morerod recibe a cath.ch en el obispado | © Bernard Hallet

Entrevista por Maurice Page

 

El obispo primero pide confiar en Dios y atreverse a dar un salto de fe. "No tienes que comenzar a hacer un plan completo antes de mudarte", dice.

 

El quid de la cuestión

Charles Morerod: "La Iglesia es el Evangelio que continúa". A menudo repito esta frase. Deseo que al ver la Iglesia podamos ver a Jesús, ver su presencia activa. Esta es la tarea de todos los cristianos. Nos reunimos porque el Señor está presente en medio de nosotros. No se trata sólo de hablar sobre estructuras, sino de ser testigos. Muchos hacen cosas sin pensar en Cristo. ¿Cómo podemos manifestar a Cristo sin agotar nuestra fuerza estando en lugares equivocados? Ese es el quid de la cuestión.

 

La constatación básica

Espero en primer lugar que los sacerdotes puedan colaborar en la tarea pastoral que les es propia priorizando más las zonas pastorales que las urgencias organizativas. Veo que hay muchos lugares en la Iglesia que ya no están muy vivos, mientras que en algunos otros se despliega una hermosa vitalidad.

 

El papel de los laicos

Los laicos, como bautizados, tienen un papel activo en la vida de la Iglesia y no sólo en el tratamiento de los asuntos administrativos, sino también en la pastoral. Esta colaboración es algo positivo. Ya existe, pero podemos desarrollarla. Dar responsabilidades a los laicos conduce naturalmente al hecho de que también pueden participar (con los sacerdotes) en la coordinación pastoral cantonal con tareas transversales que afectan a todos los aspectos de la vida de la Iglesia. Esto no resta valor alguno al papel propio de los sacerdotes, tanto sacramentales como pastorales.

 

Las realidades locales son diferentes

Sí, es el principio de subsidiariedad. Los principios fundamentales siguen siendo ciertos, pero su aplicación es un asunto que ha de realizarse teniendo presente la situación local y a la persona. No todo se aplica de manera uniforme.

 

¿Vicarías o zonas pastorales?

Los términos están relacionados, para hablar de vicaría, debe haber un vicario. De lo contrario debemos usar otra palabra más apropiada. De hecho, sigue siendo una entidad territorial intermedia entre las unidades pastorales (UP) y la diócesis. Los representantes del obispo en las zonas pastorales de la diócesis gestionan los asuntos locales mientras que los disciernen, a nivel diocesano, con el obispo.

También serán responsables de representar a la diócesis ante las autoridades del Estado y las corporaciones eclesiásticas, u otras Iglesias y religiones. Por ejemplo, en lo referente a las capellanías en los hospitales o en las prisiones.

 

Dinámicas transversales

La idea es promover dinámicas transversales en la diócesis basadas en las realidades locales. Por ejemplo, en la catequesis, tratando de aprovechar las experiencias adquiridas en otros lugares o cantones, porque tales urgencias surgen en todas partes de una manera bastante similar. La transversalidad también puede afectar a otras áreas como los servicios informáticos, la comunicación, los archivos, etc.

 

La elección de personas que sepan de qué va el asunto

Elegir personas que ya conozcan las situaciones con las que tendrán que lidiar debería hacer que el shock sea mucho menos duro. La diversidad de perfiles de las personas responsables, una mujer laica, un hombre laico y un diácono, es también un aspecto importante. No todos verán la realidad desde el mismo ángulo. Dios nos hizo a Su imagen y semejanza, pero no nos hizo idénticos. Esta diversidad contribuye a la comprensión de la vida de la Iglesia. No es solo una necesidad debido a la falta de personas.

 

Gestión de recursos humanos

En el obispado, hemos contratado un secretario general. Cuenta con una amplia experiencia y podrá ayudarnos en el campo de los recursos humanos, así como en el seguimiento de expedientes ante las autoridades cantonales. Es bueno obtener ayuda de profesionales que entiendan la dinámica y conozcan las reglas legales, algo para lo que no siempre están capacitados los sacerdotes, incluyéndome a mí.

 

La autoridad de los representantes del obispo

La autoridad del obispo va con ellos (ya sean representantes en las zonas pastorales o temáticas,  ya sean representantes en la vida consagrada), y de otros representantes que serán nombrados gradualmente para diversos temas. Sería imposible tomar todas las decisiones. Podemos imaginar a la Iglesia como un cuerpo organizado de manera autoritaria, pero, por fortuna, las decisiones se toman frecuentemente por consenso. Gran parte de la actividad eclesial no depende de instrucciones u órdenes específicas, sino, más bien, de iniciativas locales, personales o colectivas.

 

La consulta a la Congregación para el Clero en Roma

Allí hablé con ellos, principalmente, de cuestiones terminológicas. Tienen un particular interés en que no se dé la impresión de que solo estamos sustituyendo a un vicario episcopal sacerdotal por un vicario episcopal laico. Debemos evitar crear confusiones que también podrían tener impactos en otros lugares, de ahí la importancia de la consulta.

 

El riesgo de 'clericalizar' a los laicos

Hay hábitos de funcionamiento en la Iglesia que permanecen, con reflejos 'clericales'. Muchos siguen creyendo, por ejemplo, que hay una persona que decide y hace las cosas: es el vicario episcopal, el párroco, o, en adelante y en su defecto, el laico que representa al obispo.

 

Relaciones con parroquias y corporaciones cantonales

No veo muchos cambios en esta área. No creo que haya ninguna dificultad particular con eso. Las tensiones no deben exagerarse. Las relaciones suelen ser armoniosas. Las personas que se comprometen con ella lo hacen porque se preocupan por el bien de la Iglesia.

 

Mantenimiento de estructuras

Ya no necesitamos todas las estructuras actuales. Sabemos que muchas de nuestras parroquias e iglesias fueron erigidas en el transcurso del siglo XX. Por ejemplo, la ciudad de Ginebra se ha llenado de iglesias católicas a partir de la idea según la cual los feligreses no debían tardar más de un cuarto de hora a pie en llegar allí.

Hay comunidades que se dispersan, así como personas que creen que son los últimos de los mohicanos, cuya fe puede ser admirable, independientemente de su número. Si los pones juntos, el punto de vista es diferente. En Notre-Dame de Ginebra, hay alrededor de 2.000 personas cada fin de semana.

 

La fusión de parroquias

Aparte de la de Estavayer-le-Lac (FR), no ha habido fusión de parroquias importantes en los últimos años. Muchas parroquias fueron creadas en los siglos XIX y XX. La Iglesia ha vivido durante siglos con muchas menos para el mismo territorio, incluso si la población era menor. Algunas de ellas tienen dificultades para evolucionar, tanto en términos de personal como de recursos financieros. Por lo tanto, sólo me queda propiciar las fusiones.

 

Un proceso en camino

Es necesario aspirar a que haya vida en la Iglesia, en sus diferentes comunidades. Esto significa, ante todo, confiar en Dios, y en este proceso he pedido a los nuevos representantes que den un salto de fe: no se debe hacer un plan completo antes de mudarse. También digo esto con la expectativa de que podamos comenzar el proceso sinodal, cuando la situación sanitaria lo permita.

 

Una Iglesia minoritaria

Que la Iglesia es un pequeño rebaño no es nuevo: he sabido, desde que era un adolescente, que ser católico es ir contra la corriente de los conformismos contemporáneos. Si reunimos a las personas, se sentirán menos solas en este pequeño rebaño. Debemos darles la oportunidad de descubrirse, de caminar juntos

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Identifícate con tu e-mail para poder moderar los comentarios.
Eskerrik asko.